jueves, 27 de marzo de 2014

Dos años de cárcel por contaminación acústica Huelva

http://www.abcdesevilla.es/andalucia/huelva/20140324/sevi-anos-carcel-contaminacion-acustica-201403241313.html

Día 24/03/2014 - 13.28h

Un juzgado condena a las propietarios de un local de Bollullos por delito ambiental y lesiones a una vecina

El Juzgado de lo Penal 3 de Huelva ha condenado a las propietarias de un localde Bollullos del Condado a dos años de cárcel por un delito contra el medio ambiente en concurso con otro de lesiones, así como a la pena de 8 meses de multa con una cuota diaria de 4 euros, a raíz de la denuncia presentada por una vecina que padeció durante más de diez años  en su domicilio los ruidos del establecimiento.
Según recoge la sentencia, la contaminación acústica procedía tanto de la maquinaria instalada en el local como de las celebraciones realizadas en el establecimiento, que generaban no sólo ruido ambiental, sino también música, producida por los equipos sonoros y orquestas, además del bullicio a las puertas del local.
El Penal 3 inhabilita durante un año a las dos mujeres para el desempeño de la profesión u oficio que desempeñaban cuando intervinieron en los hechos y fija una indemnización conjunta y solidaria a la denunciante en la cantidad de 10.000 euros, por las lesiones psíquicas sufridas y por las secuelas.
Entre 2000 y 2011, la perjudicada presentó reiteradas denuncias ante el Ayuntamiento, Policía Local, OMIC e Inspección de Trabajo sobre el ruido y molestias. Como consecuencia de dichas denuncias, el Ayuntamiento de Bollullos ordenó a la empresa el cese inmediato de la actividad y la clausura del establecimiento por carecer de la preceptiva licencia municipal de apertura y funcionamiento

martes, 18 de marzo de 2014

La Alfalfa reclama soluciones contra los ruidos y la suciedad de la movida nocturna Sevilla


Los vecinos de Augusto Plasencia cuelgan pancartas ante la «pasividad» del Consistorio

comenta la noticia
Valoración de la noticia
Ruidos que les impiden dormir y suciedad en los portales de las viviendas. Los vecinos del entorno de la Alfalfa muestran su malestar por la botellona que ha llegado hasta las puertas de sus viviendas empujada por la actuación de la Policía en la plaza del Salvador y Pérez Galdós y que, en estos últimos días, ha rozado sus cotas más altas con el buen tiempo. Pero no es el único «foco» que amenaza su descanso. También señalan directamente a los bares de la zona que «reiteradamente incumplen las condiciones de sus licencias», en cuanto a ocupación de la vía pública, horarios y veladores.
alfalfa-portadaPara hacer visible su protesta y «cansados», dicen, de presentar escritos y fotografías de las «continuas botellonas» en el registro del Ayuntamiento, los residentes más afectados han decidido pasar a la acción y colgar pancartas en los balcones con las que hacer visible una cuestión que, aseguran, «atenta al descanso» y supone un «claro incumplimiento de la Ley Antibotellona» aprobada hace once años y de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que en 2002 conminó al Ayuntamiento de Sevilla a tomar medidas para acabar con la movida nocturna tras la denuncia de los vecinos del Arenal.
En las distintas pancartas que empapelan dos bloques de la calle Augusto Plasencia se pueden leer mensajes reivindicativos como éstos: «No al botellón. Alfalfa habitable», «Menos farolas y más control policial» o «El Ayuntamiento no cumple la ley». Además de esta calle, la situación de la concentración de jóvenes bebiendo alcohol en la calle hasta altas horas de la madrugada repercute también en la vida de los residentes de las calles Jesús de la Tres Caídas, plaza de la Alfalfa, plaza de la Pescadería y, «en los últimos días», la calle San Isidoro.
Los vecinos han tomado numerosas fotografías de botellonas en la plazoleta que hay frente a la iglesia de San Isidoro –como la que se reproduce junto a esta noticia– y que, según su relato, se producen de jueves a sábado «hasta las cuatro o las cinco de la madrugada». El resultado tras una noche de movida también ha sido retratado: «Dejan todo lleno de vasos, botellas y bolsas de plástico», explican mientras se quejan de la «pasividad» del Consistorio. La falta de respuesta ha motivado que algún vecino tenga redactado hasta una denuncia para presentarla en los tribunales si el Ayuntamiento no toma medidas. El Consitorio no respondió ayer a este periódico. En este sentido, explican que en más de una ocasión han llamado al 112 y que éste ha quedado en trasladar la petición a la Policía, «sin que se haya visto presencia policial para disuadir la botellona o las juergas flamencas que organizan algunos bares de la zona ocupando la vía pública los domingo por la tarde». Insisten en que «hay locales que sólo tienen licencia para comercio menor de alimentación y están actuando como bares de copa. Y otros de apenas ocho metros cuadrados que ofrecen música en directo».

lunes, 17 de marzo de 2014

Una concejal será juzgada por un incidente con la Policía en un bar Mairena del Aljarafe

http://www.diariodesevilla.es/article/provincia/1731205/una/concejal/sera/juzgada/por/incidente/con/la/policia/bar.html

Una concejal será juzgada por un incidente con la Policía en un bar

Fernando Pérez Ávila , mairena del aljarafe | Actualizado 17.03.2014 - 05:01

La tercera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe, María Elena Castro Aljama (PP), será juzgada por una falta de desobediencia, después de que se enfrentara a dos policías locales en un bar de Ciudad Expo. La edil trató de impedir que los agentes denunciaran al propietario del negocio, en el que se estaba celebrando un concierto, actividad para la que el bar no tenía licencia. Elena Castro es, además, la delegada de Medio Ambiente del Consistorio mairenero y, por tanto, la responsable de otorgar la licencia pertinente. 

Los hechos ocurrieron a las dos menos veinte de la madrugada del día 16 de febrero en el bar Horno de San Gonzalo. La Policía Local fue requerida por varios vecinos que llamaron alertando de las molestias que les estaba causando el concierto. Al no disponer de licencia para música en directo, los policías comenzaron a pedir la documentación al propietario del negocio. Apareció entonces la concejal, que se encontraba en el negocio, interesándose por lo que pasaba. 

Según consta en el atestado de la Policía, al que ha tenido acceso este periódico, la edil les preguntó a los policías de "dónde procedía la llamada para realizar ese servicio" y les dijo después que "seguramente no había existido la llamada y habrían ido de motu proprio". Castro se dirigió al dueño del local y le dijo que no se preocupara, que al día siguiente iría a la Jefatura y cogería "el registro de llamadas de la Policía y que esa denuncia no llegará a ningún sitio". En ese momento, según el informe policial, cogió su teléfono y le dijo al hostelero: "Tranquilo que voy a hacer varias llamadas para que esto no llegue a ningún sitio", a lo que los agentes le respondieron que estaban realizando su trabajo. 

Cuando los policías se disponían a solicitar la documentación a otra persona, la delegada insistió en sus comentarios. "Esto me parece muy fuerte, ¿pero esto qué es? ¿por qué tenéis que identificar a esta persona?". Los policías relatan que Castro le acercaba cada vez más la cara y, "en actitud amenazante", les pedía que la informaran de lo que estaban escribiendo, llegando incluso a llamar por su apellido a uno de los funcionarios. El atestado asegura que la tercera teniente de alcalde realizaba continuamente aspavientos y hablaba en tono amenazante, "cada vez más alterada y provocando a los allí presentes poniéndolos en contra de los (policías) actuantes". Entre las frases que pronunciaba, los agentes reproducen algunas como "esto es increíble, ni que fuéramos delincuentes, tres coches de Policía para una actuación con padres de familia que se están ganando el pan honradamente". 

Una vez finalizada la intervención policial, la delegada se volvió a dirigir a los agentes y les gritó: "Venga, fuera de aquí, y ahora os váis a los demás bares porque ya me encargaré yo de llamar para quejarme de ellos". El informe de la Policía Local añade que la teniente de alcalde "estuvo en todo momento entorpeciendo la labor policial". Por ello, el atestado fue enviado al juzgado de Instrucción 1 de Sevilla, que estaba ese día de guardia. El juez ha emitido un auto en el que dispone que se celebre un juicio de faltas por una presunta desobediencia a la autoridad, si bien todavía no está señalada la fecha para el mismo. 

Fuentes del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe aseguraron ayer a este periódico que Elena Castro no ha recibido aún ninguna notificación del juzgado y que el incidente responde a un asunto particular de la concejal, ocurrido fuera de horas de trabajo y en el que nada tiene que ver su responsabilidad en el gobierno municipal.


Leer más:  Una concejal será juzgada por un incidente con la Policía en...  http://www.diariodesevilla.es/article/provincia/1731205/una/concejal/sera/juzgada/por/incidente/con/la/policia/bar.html#sSf3FOkXlArB7kN9
Mejora tu Posicionamiento Web con http://www.intentshare.com


miércoles, 26 de febrero de 2014

SEVILLA / EN LA CALLE SAN FERNANDO Marca Sports Café vende su sede tras nueve meses precintada

SEVILLA / EN LA CALLE SAN FERNANDO

Marca Sports Café vende su sede tras nueve meses precintada

Día 26/02/2014 - 09.44h

El empresario deja el edificio porque Medio Ambiente no le da licencia para reabrir

Harto de esperar a que el Ayuntamiento de Sevilla le dé licencia para reabrir Marca Sports Café, la empresa Mares Consultores de Negocios, propiedad del empresario extremeño Antonio Ignacio Martínez de Azcona, ha vendido a un grupo inversor de Bilbao el edificio que en su día acogiera la tienda «Agua de Sevilla» y posteriormente el citado restaurante temático. La venta de este inmueble de la calle San Fernando se produce después de que Urbanismo precintara en junio de 2013 el local de Marca Sports Café por no contar con un informe de Calificación Ambiental. Tras asumir las pérdidas que le ha supuesto la venta del inmueble por menos de los seis millones de euros en que lo compró, el empresario extremeño se retira de este proyecto en la citada calle.
A mediados de 2012, Mares Consultores de Negocios compró a la familia de Isabel Rodríguez de Quesada el edificio situado en el número 3 de la céntrica calle San Fernando, una construcción del siglo XVIII. Antonio Ignacio Martínez de Azcona, hijo del presidente del Cacereño, compró el edificio mediante una operación de leasing, arrendamiento financiero en el que intervino el Banco Urquijo, según fuentes consultadas por ABC.
El empresario invirtió otro millón de euros en obras de adaptación interior del edificio, que fueron autorizadas por la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía. En noviembre de 2012 fue inaugurado Marca Sports Café de Sevilla, la cuarta franquicia de este restaurante temático que abría Martínez de Azcona, después de la de Cáceres, Mérida y Zafra. Antes de la apertura, la firma pidió a la delegación de Medio Ambiente de Sevilla licencia de actividad para bar con cocina y música porque no tenía actuaciones en directo pero sí contaba con pantallas de televisión gigantescas para retransmisiones deportivas.
En abril de 2013 la empresa presentó un proyecto de obras de mayor envergadura en el edificio de marras y recibió el visto bueno de laGerencia Municipal Urbanismo a finales de ese año, según fuentes de la empresa. Sin embargo, la propiedad no hizo las obras porque, a raíz de la denuncia de una vecina, el Ayuntamiento precintó en junio de 2013 el local argumentando que no tenía la Calificación Ambiental. Como consecuencia del cierre, la empresa tuvo que despedir a más de treinta trabajadores.
En noviembre de 2013, la empresa volvió a pedir a Medio Ambiente licencia de apertura del bar con cocina y música, a lo cual se negó el Ayuntamiento alegando que había colindancia con un edificio de vivienda, cosa expresamente prohibida en la normativa. Sin embargo, la propiedad rechazó ese argumento porque entre el bar y las viviendas hay una medianera de oficinas y un ático. La empresa Mares Consultores de Negocios ha intentando sin éxito que se tomen medidas de los decibelios en el edificio de viviendas «pero –dice– la vecina que nos ha denunciado no nos lo permite».

Hard Rock Cafe quiere instalarse en el edificio de «Agua de Sevilla»

Samanta comprueba en primera persona cómo se duerme con ruido La periodista ha intentado conciliar el sueño en casa de Óscar

http://www.cuatro.com/_6894c4ec

Urbanismo investiga la implicación de 6 técnicos en la apertura de un bar ilegal

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1717762/investigados/tecnicos/municipales/por/la/apertura/ilegal/bar.html

La Policía Local trata de identificar a los cuatro empleados de la Gerencia y dos de Medio Ambiente que habrían asistido a la inauguración de un negocio que desobedece la orden de cierre.
Carlos Navarro Antolín | Actualizado 26.02.2014 - 07:19
zoom
La Policía Local trata de obtener las identidades de hasta seis técnicos municipales que habrían asistido el pasado viernes a la inauguración de las obras de ampliación de un bar en el número 2 de la calle Mateos Gago (Toro Toro), unos trabajos que se han ejecutado sin licencia urbanística, en desobediencia de la orden de paralización firmada por el jefe del Servicio de Licencias y Disciplina de la Gerencia de Urbanismo el pasado 19 de diciembre y que han generado un rosario de denuncias vecinales. Tanto la Delegación de Urbanismo y Medio Ambiente como la de Seguridad y Movilidad están coordinadas en un asunto en el que se pretende aclarar con todo detalle si estos seis técnicos del Ayuntamiento (cuatro de la Gerencia de Urbanismo y dos de Medio Ambiente) pueden estar implicados en mayor o en menor grado en que el titular del negocio haya hecho caso omiso a la orden de paralización y que incluso hubiera podido ser asesorado para no recoger las notificaciones y no facilitar el acceso de los inspectores a la visita que giraron a la finca. Fuentes municipales explicaron ayer a este periódico que no descartan la incoación de expedientes disciplinario a estos seis técnicos, así como que la Policía Local ha recibido el encargo de identificar a todos los empleados públicos que acudieron a la inauguración de la ampliación del bar el pasado viernes. El propietario, el ciudadano egipcio Ahmed, negó que haya recibido trato de favor por parte empleados públicos y sólo reconoció que un técnico de Medio Ambiente acudió a la inauguración: "Pero es un amigo que no tiene que ver nada con ningún servicio de licencias ni nada parecido".

Urbanismo ha solicitado a Emasesa el corte del suministro de agua al establecimiento, una medida que se ha ejecutado, pero que no impide el funcionamiento del bar, pues se sirve del suministro de la oficina sita en la misma finca. Actualmente, la Gerencia tramita la interposición del precinto del negocio. Los vecinos llevan meses denunciando la ejecución de las obras de ampliación, en principio por su temor a que el bar abriera un acceso por la recoleta plaza de Santa Marta y colocara en ella una terraza de veladores.

La obra de ampliación ejecutada sin licencia ha consistido en la reforma parcial de la planta baja de un edificio residencial colindante para su anexión al bar primigenio para su funcionamiento como restaurante. La propiedad negó la entrada de los inspectores a la finca el pasado diciembre, cosa que ya provocó las primeras sospechas de los vecinos. Aun así, el acta de inspección certificó la inexistencia de licencia (aunque sí constaba la petición del permiso, pero aún no estaba ni está está concedido) y por lo tanto decretó la "inmediata paralización" y el requerimiento formal a la propiedad para examinar los dos locales.

En el mismo informe que firma el jefe del Servicio de Disciplina se realizan varios apercibimientos a la propiedad, entre ellos el de que ha cometido una infracción urbanística "muy grave" que puede dar lugar a la imposición de una sanción de hasta 120.000 euros. Vista la inutilidad de la orden de Urbanismo y que las obras continuaban, la comunidad de propietarios notificó el pasado 5 de febrero a la Gerencia de Urbanismo que las obras seguían en ejecución, aportaron fotografías como prueba y exigieron el cumplimiento de lo dispuesto más de un mes antes por el jefe del Servicio de Disciplina y que se pusieran los hechos en conocimiento de la Fiscalía. Urbanismo no tiene previsto conceder en la comisión ejecutiva de hoy la licencia de obra solicitada por el bar.

"Me están machacando por ser extranjero"

El propietario del Bar Toro Toro es Ahmed, un ciudadano egipcio que lleva veinte años en Sevilla. Asegura que está siendo objeto de una "caza de brujas" y que el vecindario lo tiene "frito" a denuncias por ser extranjero: "En esta calle hay 18 bares y ninguno tiene estos problemas con los vecinos. No soportan mi piel morena, ni quieren que crezca profesionalmente". Ahmed, que se presenta como licenciado en Filología Hispánica y diplomado en Turismo como prueba de su integración en la sociedad local, reconoce que ha realizado las obras de ampliación del negocio sin haber obtenido aún la licencia de Urbanismo, aunque vaticina que la recibirá pronto, al igual que el visto bueno de la comisión de Patrimonio. Urbanismo, por su parte, negó ayer tajantemente que vaya a conceder el permiso en la comisión ejecutiva de hoy, que según Ahmed lleva dos años solicitado. "A nadie le han mandado tantas veces a los agentes del Grupo Giralda de la Policía Local como a mí, esto es una persecución. Tuve que empezar la obra porque la necesitaba, no podía seguir esperando más años el trámite, quizás ahí me equivoqué, pero no son obras de complejidad. ¿Así se ayuda en Sevilla a los emprendedores?" Ahmed, que tuvo que admitir a este periódico que las obras se han hecho sin licencia, confirmó ayer que Emasesa le ha cortado el agua, pero que se vale del suministro de la oficina. "He ido al servicio de atención al cliente de Emasesa y un señor me dijo que en veinte años nunca había presenciado un corte de suministro de estas características". Ahmed disfruta del local por un contrato de alquiler de 30 años de duración: "La ampliación del negocio me permite pasar de 12 a 15 trabajadores". Y asegura que no pretende abrir el bar por su fachada hacia la recoleta plaza de Santa Marta, ni poner veladores en esta emplazamiento privilegiado del casco antiguo. El titular del Toro Toro explicó a este periódico que si los inspectores de Urbanismo no pudieron acceder al local para evaluar las obras fue porque él no se encontraba allí en ese momento.