viernes, 24 de octubre de 2014

Sevilla se levanta contra el ruido

Sevilla / Plataforma Sevilla degradada


Día 24/10/2014 - 06.37h

Vecinos de varios barrios se están organizando para conseguir que se respete su derecho al descanso

La Alameda, La Alfalfa, la zona de la estación de Córdoba, Enladrillada, Sevilla-Este, San Pablo-Santa Justa, El Arenal, Los Remedios, Triana, Nervión, el Prado de San Sebastián, La Buhaira, Santa Clara, Amor de Dios, Barrio de San Cruz, y calle San Fernando.
Los vecinos de esas zonas están organizando un frente común contra el ruido para crear la plataforma «Sevilla Degradada» y están preparando una denuncia ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo, según la abogada Emilia de la Serna, portavoz de la «Plataforma por el Descanso Sevilla sin Ruidos».
«La actitud del Ayuntamiento es de inactividad, dejación de funciones y dejación del deber de auxilio. No se aplican las sanciones del art. 3 de la Ley de Potestades a los locales, los cuales incumplen la ley al permitir el consumo de alcohol: fuera de horario, de pie , o en veladores sin licencia. Eso ocurre impunemente en toda Sevilla, para empezar en El Salvador y en todas las calles estrechas».
Asegura que el «Ayuntamiento ha garantizado la impunidad de quién incumple» y relata que los inspectores no pueden salir ni en fin de semana , ni después de las 2 de la tarde, «no se inspecciona el ocio nocturno, ni veladores y sólo dos policías la noche del viernes y sábado: podrán hacer 6 ó 7 denuncias por noche que se pierden o duermen el sueño de los justos».
«Los expedientes —sigue— no se abren y si se abren, como mucho se apercibe al incumplidor con una posible sanción si vuelve a incumplir. Si se sigue denunciando, con mucha suerte ponen una sanción irrisoria». Denuncia también que los vecinos no tienen un teléfono directo con la Policía, que «el 112 no funciona» y que, por citar un ejemplo, una vecina de Carretera de Carmona ha tenido que malvender su casa a menos de un tercio de su valor, actual porque hay decenas de veladores bajo su ventana y locales sin licencia. Ahora ella está en los tribunales y el Ayuntamiento sin actuar.
También señala que la «la protección a ultranza de quién contamina llega a poner un servicio de limpieza de Lipasam para los bares, a la 1,2 y 3 de la mañana y más. El propio ayuntamiento incumple al poner en la calle maquinaria que supera los 90 decibelios, cuando no se pueden superar los 45, con absoluto desprecio por los vecinos. Incluso Lipasam limpia los parques durante dos horas con sopladoras.
«Quien tiene veladores o botellón o locales con aglomeraciones en la puerta está condenado a no vivir y el Ayuntamiento puede y tiene que actuar, contra los que hacen botellón , contra los veladores, contra las aglomeraciones y contra los locales», termina Emilia de la Serna.

jueves, 23 de octubre de 2014

Querella contra un edil de Elche por "permisividad" con el ruido de un local Según el querellante, una sentencia del TSJCV obligaba a cerrar el local pero el "ayuntamiento lo mantiene abierto"

Un juzgado de Elche ha admitido a trámite una querella criminal presentada por un particular contra el concejal ilicitano de Empresa y Empleo, Luis Ángel Mateo, del PP, por la "permisividad" de la administración local hacia un local de ocio que, presuntamente, supera el límite legal de decibelios.

El querellante es José Tormo, miembro de la asociación de Afectados por el Ruido de la ciudad, quien considera que el concejal ha podido incurrir en los presuntos delitos de contaminación acústica, prevaricación administrativa y lesiones.

Ha decidido presentar la querella por la situación de este local situado en el centro y bajo su vivienda porque entiende que opera sin licencia de funcionamiento y porque ha superado numerosas mediciones sonométricas realizadas por policía local y empresas externas.

Según ha destacado en declaraciones a los periodistas, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) obligaba al ayuntamiento ilicitano al cierre del establecimiento, pero el consistorio "ha realizado una interpretación distinta y se mantiene abierto, cuando no se ha probado que el ruido haya cesado".

Tormo ha relatado que desde hace más de una década vive un "calvario" debido a los "ruidos insoportables" en su casa procedentes del local durante el fin de semana, situación que ha causado problemas médicos a su familia y les ha empujado a trasladarse de vivienda durante las jornadas festivas.

En esta querella también aparecen los diferentes responsables del local durante varios años y el propietario del establecimiento, así como el ayuntamiento de Elche como responsable subsidiario en caso de indemnizaciones.

"Esto no es una decisión de un día. Me han hecho la vida imposible", ha dejado claro Tormo.

En la querella no aparecen los dos anterior concejales de esta área, los socialistas Federico Buyolo y Emilio Doménech, aunque también les ha responsabilizado de esta situación en menor medida, por lo que pide en la querella que se les investigue "para ver si también hay indicios de delito".

Por otra parte, la asociación ha anunciado la interposición de un recurso contencioso administrativo ante el TSJCV contra los acuerdos del pleno municipal en diciembre de 2013 y junio de 2014 donde se aprobó el mapa acústico municipal.

Esos acuerdos derogaban los decretos del ayuntamiento de 1998 y 2000 que evitaban "que el casco histórico fuera una zona acústicamente saturada" para pasar a posibilitar "una barra libre para la creación de establecimientos, casi uno al lado del otro".

Por su parte, fuentes municipales han señalado a EFE que estudian la posibilidad de comentar lo sucedido, aunque no por el momento.


miércoles, 22 de octubre de 2014

SENTENCIA QUE INDICA LO QUE TIENE QUE HACER EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA CONTRA EL BOTELLON (Joaquín Herrera del Rey 2008)

Se condena a indemnización de 24.000 euros al ayuntamiento de Sevilla por botellón


Esta sentencia es anterior a la Ley de Potestades Administrativas (Ley 7/2006 de Potestades Administrataivas en espacios Abiertos de Andalucía -ley del botellón-).
y desde el 2006 hay que añadirla.

En ella se habla de decibelios, daños morales, daños en la salud, vulneración de intimidad familiar etc.. Indica cómo tiene y debe actuar el ayuntamiento y dice que NADIE TIENE LA OBLIGACION DE SOPORTAR GENTE GRITANDO EN SU PUERTA.

Puede servir de guía para denuncias.




sentencia botellón Sevilla Joaquín Herrera, 2008.doc by SevillaSinRuidosYa

martes, 21 de octubre de 2014

Rebelión en la Costanilla y la ‘doctrina Fley’


Carlos Navarro Antolín | 21 de febrero de 2014 a las 5:00
pancarta contra ek Botellón en San Isidoro
Los vecinos del entorno de la Parroquia de San Isidoro están hasta las trancas. Pero no del párroco, no piensen malamente que se les ve venir, que don Geraldino es hombre de la Casa Asenjo hasta los tuétanos y ha recuperado la meditación que antaño hacía de pórtico a los cultos del Cautivo de San Ildefonso, donde don Geraldino también manda, pues sus tentáculos son largos, no saben ustedes lo larguísimos que dicen los feligreses que son… Estos vecinos están en modalidad de vecinos indignados por mucho que han quitado las farolas-ducha por unas farolas sacadas de la salmantina Casa Lys. Y estos vecinos no son precisamente anti-sistemas, de rastas, pañuelo en la cara y barricada. Son más bien vecinos de ruán, de precepto, de escritos de denuncia ante la administración (in)competente, de pedir reuniones con Amidea Navarro, la delegada del Distrito Casco Antiguo que quitó de su despacho al Ché Guevara y puso al Señor de Pasión; de perder una mañana en la ventanilla de la Gerencia de Urbanismo para repasar el número de licencias de veladores en la Alfalfa, que es una ZAS, que algunos no interpretan como Zona Acústicamente Saturada, sino como esa marca de margarina que dispara el colesterol como se multiplican los veladores sin licencia en el milagro del pan y los peces de la Iglesia Zoidiana. Dice uno de estos peligrosísimos vecinos de intifada y que tiene interiorizado que el PP es un partido al servicio del capital que se vale de las fuerzas opresoras del Estado: “Tras examinar lo que hay en Urbanismo sobre los veladores de toda la zona de la Alfalfa, hay casos verdaderamente escandalosos”.
Y estos vecinos, a los que el alcalde conoce personalmente en muchos casos por compartir devociones cofradieras y hasta hábito en la estación de penitencia, tienen el defecto –terrible defecto– de tener hasta curriculum: ¡Qué desfachatez! Están hartos de los ruidos nocturnos de los fines de semana y hastiados de la botellona que no sólo puebla la Alfalfa cuando la Policía Local limpia el Salvador, sino la Cuesta del Rosario, la Pescadería y la mismísima Costanilla, cuyas escaleras de acceso al templo huelen a pizza hasta las doce y a destilados de marca blanca a deshoras.
La Alfalfa no es el Gamonal hispalense, tampoco es Bellavista levantada en protesta por el simple cambio de un rótulo del callejero, pero a Zoido le han crecido las pancartas en territorio amigo. Fíjense en la literalidad de la denuncia: “Lo que no deja de causarnos asombro es la absoluta pasividad del Ayuntamiento tanto para actuar de oficio como a instancia de las numerosas quejas y denuncias presentadas. Esta pasividad municipal es la que nos lleva a la acción”. Silencio, se rueda.
pancarta contra ek Botellón en San Isidoro
Gobernar es pisar callos y estar en permanente actitud de priorizar unos objetivos respecto a otros, enfundarse el traje de bombero cotidiano para apagar el fuego de cada mañana. No ha calmado Zoido las llamas de Bellavista, con la ayuda de la pusilanimidad palaciega, cuando se le revoluciona la Costanilla al mismo tiempo que en su gobierno se evidencia una división de criterios (¿O algo más?) entre dos pesos pesados a cuenta de la ITE. Resulta cuando menos llamativo que el reverendo Vílchez, delegado de Urbanismo, sea quien ponga el dedo en la llaga para acabar con un privilegio que no se entiende por mucho que se presenten sesudos informes que exoneran a los edificios municipales de pasar la inspección como cualquier hijo de vecino. Hemos acabado con los reservados de los restaurantes, pero no con ciertos privilegios de difícil digestión. El mismo Ayuntamiento que reclama con toda razón a la Junta de Andalucía (no diga Junta, diga PSOE) un total de 8,5 millones de euros en impuestos impagados, practica la política de Juan Palomo para librarse de apoquinar la ITE de sus 400 edificios, una ITE regulada por ordenanza municipal, no se olvide. La Hacienda local, implacable con la ley en la mano en el cobro de multas y en la imposición de recargos e intereses, no quiere dar ejemplo y se niega a cumplir con el engorroso trámite de pasar la inspección de sus sedes, alegando que tiene su propio servicio de protección de edificios. Tomen nota los bancos, las compañías de seguros y las grandes industrias que tienen un equipo de mantenimiento con señores de batas azules, cajas de herramienta y lápiz en la oreja: se pueden librar de pasar la ITE de acuerdo con la Doctrina Fley, ahora que tanto se habla de otras doctrinas. La dama de hierro del gobierno local, que gozaba del perfil más serio y respetable del ejecutivo, parece que tiene ya alguna fisura, aunque para algunos ya se agrietó al subirle el sueldo a su principal colaboradora por el hecho de asumir más funciones en una España en la que –con suerte– se trabaja más que en 2007 y se cobra menos que en 2013. Aunque sólo fuera por una mera cuestión de imagen, la Hacienda local podría haber dado ejemplo cumpliendo su propia ordenanza. Resulta pobre recurrir a un argumento de carril, basado en que el PSOE e IU tampoco sometían los edificios municipales a la ITE. Y en la propia estrategia de defensa está la trampa: la igualación con un estilo de gobierno que –se supone– había que sustituir por el de la luz y los taquígrafos. Se ve que la luz está muy cara y conviene ahorrar. Y los vecinos de la Alfalfa deben ser de ultraizquierda.

La ocupación de la vía pública: El nuevo filón de Urbanismo

Este es el motivo por el que existe en Sevilla una Normativa de veladores. Éstos son tratados solo como ocupación de vía pública y son dinero fácil a costa de la salud de los sevillanos, que en el colmo de la idiotez, pagamos al ocuparlos.



La recaudación por los veladores aumenta casi un 10% en 2014. Los ingresos por los intereses financieros, que eran la segunda fuente de recursos, se desploman al faltar los convenios urbanísticos.

CARLOS NAVARRO ANTOLÍN | ACTUALIZADO 20.10.2014 - 08:27
Las tasas por la ocupación de la vía pública son ya lasegunda fuente de ingresos propios de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento, que espera recibir este año nada menos que siete millones de euros por este concepto. La primera fuente de recursos propios siguen siendo las licencias por obras. La crisis y los cambios de hábitos sociales han dado un vuelco al esquema económico del organismo autónomo de mayor peso en el organigrama municipal. Hasta hace pocos años, la segunda fuente de ingresos eran los intereses bancarios. Basta un claro ejemplo: en el año 2007 se superaron los 11 millones de euros por este concepto, mientras que en 2012 a duras penas se alcanzaron los 1,5 millones. Ya no se firman los convenios urbanísticos que antaño reportaban pingües beneficios a la Gerencia, ni hay operaciones de venta de patrimonio municipal de suelo, razones principales por las que los ingresos por intereses han sufrido un bajonazo y han pasado a ser una de las fuentes de ingreso de menor importancia. Apenas se han presupuestado por este concepto 150.000 euros este año. 

La segunda fuente de recursos propios son ahora, con toda claridad, las tasas por la ocupación del dominio público. Y a continuación figuran los ingresos por las multas por infracciones urbanísticas que impone el servicio de disciplina, las tasas por expedición de documentos, las liquidaciones por ejecuciones subsidiarias de obras y por daños en bienes de dominio público, etcétera. Todo ello con independencia de las transferencias que realiza el Ayuntamiento para garantizar la subsistencia y operatividad de la Gerencia. 

A la vista de los datos registrados hasta el pasado 30 de septiembre, la previsión es que este año se ingresen en concepto de tasas por la utilización privativa del dominio público más de siete millones de euros. El desglose de estos ingresos ofrece cinco vías bien definidas por las que entra el dinero en las arcas de la Gerencia. 



La de mayor notoriedad es la de los veladores, que en 2013 supusieron una recaudación de913.192,35 euros. Este año se va a superar y se tiene claro que se llegarán a recaudar 997.255,79 euros a 31 de diciembre de 2014, casi un 10% más. Emasesa paga cada año 1,2 millones de euros a la Gerencia de Urbanismo, en cuatro liquidaciones de carácter trimestral por la ocupación del dominio público. 

Mientras, a las empresas de telefonía se les llevan liquidados en lo que va de año 321.246,50 euros y aún hay cantidades pendientes. 

Los cánones derivados de los quioscos municipales cuya explotación cede la Gerencia -en la mayoría de los casos, a bares o comercios de helados- reportarán este año unos ingresos aproximados de 970.000 euros. Las gasolineras dejarán 400.000 euros, los cajones de obra 308.000 euros y la publicidad que gestiona la empresa Clear Channel en los quioscos un total de 190.000 euros. 

Los presupuestos de las obras presentadas para licencias en 2007 llegaron a sumar más de 1.500 millones de euros y en 2012 se quedaron en 140 millones de por efecto de la crisis del dector de ladrillo. Los presupuestos de obras que se declararon en las solicitudes de licencia en 2013 ascendieron a 83.279.862,14 euros. En los nueve primeros meses de 2014 se ha superado esa cantidad, pues han declarado presupuestos entre enero y septiembre por importe de 84.660.752,20 euros, de tal forma que 2014 acabará con un repunte en la actividad inmobiliaria con respecto al año anterior, aunque aún muy lejos de los grandes años.

miércoles, 15 de octubre de 2014

La Alameda también se levanta contra la movida y sus efectos

Los vecinos hacen un llamamiento al Ayuntamiento para que haga cumplir las ordenanzas y se respete el derecho al descanso Denuncian suciedad, ruidos e inseguridad
JUAN PAREJO · F. PÉREZ ÁVILA | ACTUALIZADO 12.10.2014 - 10:46
zoom
Varios jóvenes portan bolsas con bebidas, el pasado viernes por la noche en la Alameda de Hércules
El Arenal, el Salvador, la Alfalfa, y ahora la Alameda. Después de la gran movilización emprendida por los vecinos de la Alfalfa, son ahora los de la Alameda los que se levantan para protestar enérgicamente contra la movida y los efectos desagradables que genera en la zona. Los problemas son muy similares: grandes concentraciones de personas en la puerta de los bares, ruidos insoportables que impiden el derecho al descanso, suciedad, orines, inseguridad... Las peticiones también son las mismas: que se cumplan las leyes y las ordenanzas munipales, más presencia policial, y que se garantice el derecho al descanso de los residentes. 

El problema de la movida en la Alameda viene de lejos, como también sucede en otras zonas de la ciudad como el Arenal y la Alfalfa, según explica Antonio Vázquez, de la Asociación de Vecinos Alameda Norte: "Esto es de antes de la remodelación. Viene desde 1993 y no es un problema del gobierno de ahora. Es consustancial con el barrio. En todos estos años habremos presentado cerca de 200 denuncias con pliegos de firmas". Además de en
 el propio bulevar, los vecinos denuncian las concentraciones de personas que se 
producen en bares situados en calles pequeñas y estrechas como Antonio Susillo, 
Faustino Álvarez, Relator, Becas, Lumbreras, Peral o Fresas. "Los bares de estas 
calles van recogiendo a las personas que hay en el bulevar cuando se va desalojando. 
Hay una gran permisividad horaria y permanecen a las puertas de los locales hasta 
altas horas de la madrugada generando en los vecinos estrés, ansiedad, nervios... por
no poder descansar. Tememos que llegue el jueves por la noche. Siempre deseamos que 
llueva para que no haya movida". 

Hay dos Alamedas diferentes después de la reurbanización integral, con un
resultado estético cuestionable, que hizo el Ayuntamiento bajoel mandato del PSOE
 e IU hace unos años. Por la mañana y por la tarde es un bulevar con cafés al que 
acuden las familias con niños. Por la noche, es tomada por una movida cuyos 
rastros y efectos inciden de manera muy negativa en la utilización que los vecinos 
pueden hacer de este lugar de esparcimiento: las zonas de juegos infantiles aparecen repletas de botellas, vasos y 
cristales rotos, la suciedad es evidente, y el olor y los restos de los orines en las 
calles próximas, o en los huecos que hay entre los quioscos que todavía se encuentran cerrados,es permanente. 

Los vecinos afirman que los problemas se solucionarían si se cumplieran las leyes y
 no entienden la permisividad municipal con los bares que incumplen de manera
 reiterada:"No hay ningún bar de copas cerrado por el Ayuntamiento, somos los
 vecinos los que provocamos los cierres. No sabemos cómo se siguen concediendo
 licencias. La única manera que hay para que el ocio y el descanso sean compatibles 
es cumpliendo las ordenanzas". A este respecto, el acalde, Juan Ignacio Zoido,
 reconoció el pasado jueves cuando habló de la movida existente en la Alfalfa que 
no se habían hecho las cosas del todo bien: "Es verdad que quizás se ha ido 
consintiendo desde hace varios años y de la noche a la mañana es difícil solucionarlo, 
pero hay que empeñarse en mantener tolerancia cero y cumplimiento íntegro de las ordenanzas. Lo que hay es que cumplir la normativa 
y eso eliminaría muchos problemas". Zoido también recordó que no se puede tomar 
alcohol en la calle "salvo en los establecimientos totalmente reglados y eso es lo 
que hay que cumplir". 

Los vecinos, en cualquier caso, censuran la actitud del Ayuntamiento y consideran
que el centro histórico se ha convertido en un lugar para el ocio más que para 
residir: "Organizan continuamente conciertos y diversas actividades en la plaza. Se incumple la legalidad día tras día y no se hace nada. Llegamos a la conclusión de 
que administrativamente no se pueden cumplir las leyes. Para el Ayuntamiento el 
centro sólo existe porque hay monumentos y hoteles, pero también viven personas
y tienen 
que descansar". 

Asimismo, son muy críticos, como también ha sucedido en la zona de la Alfalfa, 
con la respuesta policial: "Nos hemos sentado con la Policía y nos dicen que están desbordados.
 El 112 es una tomadura de pelo y el Ayuntamiento se escuda ahí. La Línea Verde 
lleva dos años desactivada porque no se pagan las horas extras y no salen a la calle 
cuando tienen que salir. Medio Ambiente no inspecciona...". Tampoco entienden cómo
 la Alameda no está declarada Zona Acústicamente Saturada (ZAS): "No se declaran 
ZAS desde 2012. Hoy, la Alameda está muy lejos de lo que fue y se ha convertido en 
un bulevar, pero por la noche reina la ley de la selva".

El Arenal vuelve a batallar contra el consumo de alcohol en la calle


La entidad que ganó el pleito contra la 'botellona' pide que los bares también cumplan la ley.
A. S. Ameneiro, sevilla | Actualizado 15.10.2014 - 08:32
Share
El barrio del Arenal que ganó la batalla judicial contra la botellona en el año 2002 vuelve ahora a levantarse contra el consumo de alcohol y bebidas en la calle que el Ayuntamiento de Sevilla no hace cumplir, pese a estar prohibido desde noviembre de 2006 por la ley andaluza sobre actividades de ocio en los espacios abiertos cuya aplicación corresponde a la Policía Local de los municipios. 

La asociación de vecinos del Arenal logró en 2002 que el Alto Tribunal Andaluz acusara al Ayuntamiento de "pasividad"con la botellona y lo obligara a tomar medidas. Esta vez el problema del barrio viene de las decenas de bares, abacerías y clubes que han proliferado en la zona, cuyos clientes se concentran fuera de los establecimientos con la copa en la mano para fumar un cigarro detrás de otro, lo que provoca ruidos y molestias constantes a los vecinos hasta altas horas de la noche. Las calles Arfe, García de Vinuesa, Harinas y Adriano y el Paseo de Colón son algunas de las vías más afectadas. 

Antonio Fernández, presidente de la asociación Torre del Oro, que recibió este martes la visita de los concejales del PSOE en el barrio, advierte que la desesperación se agudizó con la ley estatal que prohíbe fumar en los establecimientos desde 2013, y recalca sabiamente que esta ley choca con la legislación andaluza que prohíbe consumir alcohol en la calle. "Aquí hay dos leyes que se enfrentan entre sí: la de que no se puede fumar en los bares y la que prohíbe beber fuera en la vía pública. Pero la gente quiere beber y fumar en la calle y a los dueños de los bares les interesa vender la copa aunque el cliente se vaya fuera", explicaba en declaraciones a este periódico. 

"La cuestión es más difícil de solucionar que la botellona; esto es más fino. El cliente paga la bebida y se la bebe en la calle", explica. Y llama la atención sobre los negocios tradicionales y de toda la vida del barrio (relojería, fontanería, peluquería, camisería....) que han desaparecido en los últimos años para transformarse en locales de hostelería. 

El presidente opina que basta con hacer cumplir la ley para preservar el derecho al descanso de los vecinos y señala que las multas o sanciones que superan el millar no sirven de nada porque los propietarios de los locales prefieren pagarlas y seguir adelante. "Hay que cerrar los negocios que incumplen directamente o no haberles dado licencia", dice Fernández. 

Los vecinos están dispuestos a llegar al Tribunal Supremo y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos si la Administración los ignora. "Es lo único que nos queda", lamenta el presidente de los vecinos, que critica las promesas de los políticos que se quedan en nada. Fernández s pregunta qué hara el nuevo gobierno local de la ciudad que saldrá de las urnas en mayo de 2015. 

El portavoz del PSOE municipal Juan Espadas visitó este martes el Arenal acompañado por el presidente Fernández, los vocales María Jesús Luque y Francisco Vilaplana, y el secretario Manuel Contreras. Del PSOE acudieron además Encarnación Martínez y Juan carlos Cabrera. Espadas plantea la creación de una mesa de trabajo conjunto con representación de vecinos de todos los barrios afectados y de hosteleros para que se cumpla la ley y garantice el derecho al descanso. "Los vecinos no pueden estar en batalla campal contra los hosteleros. Debe recobrarse un clima de equilibrio y de convivencia que pasa por la revisión de licencias otorgadas en zonas acústicamente saturadas, el restablecimiento de los turnos de inspección de agentes de Medio Ambiente y el cumplimiento de la normativa". 

Espadas considera que Zoido debe pedir disculpas a los ciudadanos tras reconocer que se incumple la ley. "No basta con el reconocimiento sin más y con el parcheo puntual de Policía Local en función de donde le apriete el zapato. Es evidente que ese sistema ha fracasado y que hacen falta otro tipo de soluciones. Aunque Zoido sólo hable de la botellona y de la movida en la Alfalfa, existen en otros puntos candentes de la ciudad. Las soluciones tienen que darse sin parcheos".



"El gobierno ha actuado con determinación contra el 'botellón"
 
El delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Bueno, defendió este martes que el gobierno municipal de Zoido "es el único que ha actuado con determinación contra los gorrillas y contra el botellón" y culpó al PSOE del problema por "muchos años de permisividad total del anterior gobierno socialista".

Y añadió: "Preferimos que la oposición nos critique porque no hemos conseguido erradicarlo todavía a que los ciudadanos nos digan que no estamos haciendo nada por solucionarlo". Insistió en que "este gobierno no ha mirado para otro lado y está actuando con firmeza" y citó las más de 16.200 multas a jóvenes desde junio de 201 1 por la Ley Antibotellón y que se ha logrado erradicar los macrobotellones en el Charco de la Pava.