jueves, 15 de enero de 2015

Dos años de cárcel para el primer hostelero condenado en Vigo por los ruidos de su bar

http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2015/01/15/anos-carcel-primer-hostelero-condenado/1165427.html

El acusado indemnizará con 18.000 euros a la familia del piso superior »"Este fallo es un precedente de que no se puede jugar con el derecho al descanso", resume la acusación

marta fontán 15.01.2015 | 04:55

El acusado, en la vista. // A.Irago
Ya no fue necesario celebrar el juicio. La primera vista penal que se celebra en Vigo y el resto de la provincia pontevedresa por contaminación acústica se saldó con una condena por conformidad: el acusado, Fernando C.S., aceptó una pena de 2 años de cárcel, 1.200 euros de multa y un año de inhabilitación para trabajar en el ámbito de la hostelería como autor de un delito contra el medio ambiente por los "ruidos constantes" causados durante cinco años en la cafetería que regentaba en la calle Doctor Canoa de Vigo, ya cerrada desde 2012. El condenado también debe indemnizar con 18.000 euros a la familia de la vivienda ubicada sobre el local, formada por un matrimonio y tres hijos. La mujer precisó tratamiento psiquiátrico y psicológico durante año y medio por los síntomas de ansiedad y depresión, con episodios de irritabilidad e insomnio, que sufrió, y su hijo pequeño de 11 años, que padece epilepsia y migrañas, tenía crisis más frecuentes al no poder dormir ni descansar adecuadamente.

"Esta sentencia es un precedente de que no se puede jugar con los ruidos; la gente debe saber que perjudicar el derecho de residencia, de descanso y de poder vivir tranquilamente tiene sus consecuencias", valoraba finalizada la vista Nieves Otero Lamas, abogada de la familia afectada, con respecto al primer fallo sobre esta cuestión emitido por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo.

La condena aceptada por el hostelero es firme y, en la sentencia, el tribunal casi con total seguridad se pronunciará favorablemente a la petición de la defensa de que se suspenda la ejecución de la pena, lo que evitará el ingreso en prisión de su cliente. La fiscal no se opuso a la solicitud del letrado, pero condicionado sobre todo a que el acusado abone la indemnización, para lo que se le han concedido plazos mensuales durante cinco años. Tampoco se oponen los denunciantes. "Aunque se podría haber obtenido una pena superior, se ha llegado a un acuerdo mínimo para evitar el ingreso en prisión [del acusado]; mi cliente era lo último que quería", argumentó la abogada de la acusación privada.

Todo empezó en 2007. En noviembre de ese año Fernando C.S. comenzó a explotar la cafetería "Nueva Era", después de que el anterior titular le hubiese transmitido la licencia municipal para café bar sin música. Sin embargo, desde el principio el ruido excedió "el límite máximo permitido", según relata la Fiscalía, por lo que los perjudicados, con su vivienda justo encima del local y que escuchaban música y alboroto incluso en horas de madrugada, hablaron con él para que pusiese una solución. La insonorización del establecimiento era nula, por lo que la familia escuchaba hasta como un cliente pedía una consumición. "Primero lo intentaron amistosamente, explicándole al responsable del bar que tenían niños y no podían vivir así", explica la abogada.

Mediciones de la Policía

Esto no surtió efecto, por lo que estos vecinos tuvieron que llamar a la Policía Local para que hiciese mediciones de sonido. Las pruebas realizadas en horas nocturnas durante varios años, entre 2008 y 2012, evidenciaron que el ruido superaba el límite máximo de 30 decibelios. En una de las ocasiones superó los 38. Pese a la presencia policial y los expedientes sancionadores del Concello, que fueron desde multa hasta la orden de cese de actividad, la situación no cambiaba, por lo que la familia no tuvo más opción que acudir a la vía penal.

De forma previa al juicio de ayer, ya consiguieron en 2012 que el hostelero cerrase el local, lo que permitió a los perjudicados recuperar "la normalidad". "Fueron cinco años de vibraciones y ruidos; el máximo perjudicado fue el hijo pequeño", describió la letrada, concretando que debido a las enfermedades que sufre y la falta de descanso, no podía ir a clase "regularmente". "Esta familia no podía disfrutar de su casa; llegaron a tener que cambiar temporalmente su residencia en verano o salir a pasear para evitar un estrés constante", resumió.

miércoles, 7 de enero de 2015

Sevilla y Málaga, las ciudades más ruidosas de la comunidad


Los afectados por la contaminación acústica critican la pasividad de los Ayuntamientos

La guerra empezó hace cuatro años. Decenas de cajas de cartón son ahora la derruida trinchera que se extiende por el salón de Macarena y Miguel Ángel, que sueñan con abandonar la que un día fue su casa. Este primer piso situado en el distrito San Pablo-Santa Justa (Sevilla) ya no es un hogar. Todo está a medio empaquetar, el polvo cubre los muebles y al mirar por la ventana se ven los 12 veladores que como 12 cañones bombardearon el descanso de una familia.

El matrimonio se compró el piso en 2006 con la esperanza de huir de unos vecinos ruidosos. La calma duró sólo cuatro años y se derrumbó con la apertura de un bar justo debajo de la vivienda. “Cuando vives con este ruido todos los días del año terminas completamente loco”, asegura Macarena, que, aunque lleva tres años sin vivir en su casa, sigue tomando ansiolíticos y en menos de una hora de conversación se llega a encender cerca de 10 cigarrillos. Como ella, son muchos los afectados por el ruido en la comunidad autónoma que se ven solos en la lucha contra la contaminación acústica y que se quejan de no recibir ayuda de parte de sus respectivos Ayuntamientos.

Cómo combatir el problema

  • Un caso de contaminación acústica se resuelve, de media, en dos años.
  • Por la vía civil, el porcentaje de éxito para los vecinos afectados por el ruido que generan las actividades de ocio es casi del 90%.
  • El Defensor del Pueblo Andaluz ha recibido este año más de 150 quejas por motivos de ruido.
  • El Ayuntamiento debe realizar las mediciones, pero si no dispone de medios se pueden solicitar a la Junta de Andalucía.

El buen tiempo de Andalucía y el auge de la hostelería en los últimos años han favorecido la proliferación de bares y veladores, haciendo que el problema del ruido generado por el ocio se agudice. Y adquiere más gravedad aún en zonas costeras como Málaga, Roquetas de Mar, Marbella o Tarifa, donde la hostelería y el turismo tienen un peso importante. Sin embargo, es Sevilla la que encabeza la lista de las más ruidosas de la comunidad autónoma.

La capital hispalense es la ciudad más poblada de Andalucía (con casi 700.000 habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística de 2014). La densidad de población es un factor importante en la contaminación acústica. “A más concentración, más movimiento económico y más ruido. Si añades una legislación permisiva y el incumplimiento de la normativa, tienes el caos que hay en esta ciudad”, explica el abogado Joaquín Herrera. No es un problema nuevo, según el experto, sino que responde a que por parte de la Administración pública nunca ha habido intención de cuidar al vecino. “El espíritu es abrir el máximo de actividades posibles”, asegura Herrera.

El velador se ha convertido en los últimos años en la pesadilla de los afectados por el ruido que generan las actividades de ocio y en Sevilla cobra una dimensión aún mayor. En las aceras de la capital hispalense resulta difícil abrirse paso entre las mesas y sillas que se apretujan en la vía pública y la normativa es cada vez más permisiva con los veladores. El pasado mes de julio el Ayuntamiento de Sevilla aprobó la nueva ordenanza contra el ruido,, tras las múltiples alegaciones de expertos y asociaciones de vecinos, que pelearon porque el velador fuera considerado como un emisor acústico ya que en el primer borrador de la normativa no era tenido en cuenta como tal. Finalmente se aprobó una ordenanza que prohíbe jugar al dominó pero que permite la apertura de bares con música cerca de viviendas.

Sin descanso, la salud se resiente

La falta de descanso que ocasiona la contaminación acústica genera en el afectado ansiedad, depresión, irritabilidad y, en algunos casos, agresividad. Una serie de factores que derivan en un trastorno adaptativo, según explica la psicóloga Lidia Cabello, que realiza informes periciales para demostrar ante un juez que la causa de estos problemas psicológicos es el ruido. “Es un problema más grave de lo que se puede pensar y es más común de lo que pensamos”, explica Cabello.

Cuando existe un problema de ruido se suele perder el apetito, aparece la fatiga por falta de sueño, se tiene la autoestima baja... “Una cosa lleva a la otra y se desencadenan distintas patologías”, añade la psicóloga.

Juan Carlos Aguilar vive cerca del polígono San Pablo, en Sevilla, y desde 2012 una banda de Semana Santa acude a una plaza cerca a su casa a ensayar, de lunes a viernes. “La pelota se ha hecho ahora tan gorda que me provoca mucho nerviosismo y ansiedad”, asegura. Aguilar tiene tres niños pequeños y una de ellas, de 10 años ha tenido que acudir al psicólogo porque presentaba trastornos de sueño. “En verano sobre todo, se levanta de la cama y me dice que no puede dormir por la música”, explica este afectado, que se empeña en seguir luchando para terminar con el ruido.

Aunque no todo acaba cuando se elimina la carga estresante, los síntomas tardan cerca de 6 meses en desaparecer por completo, una vez solucionado el problema.

El problema de los veladores se extiende también a Málaga, segunda ciudad más problemática en cuestión de contaminación acústica. “Toda la zona centro es un gran botellón”, explica el abogado Francisco Soler, que asegura que por parte del Ayuntamiento no existe control alguno. En Marbella el gobierno municipal convirtió la peatonalización de la avenida Miguel Cano en su estandarte y ahora la calle está plagada de bares y locales que perturban el descanso de los vecinos. Paloma (nombre falso), una de las afectadas, denunció la situación en el Ayuntamiento y tras una reunión con los responsables municipales la respuesta que obtuvo fue poco esperanzadora. “Me dijeron que era una egoísta por no pensar en las bocas que alimentaban esos bares”, recuerda Paloma.

Este empleo que los Ayuntamientos prometen con la apertura incontrolada de locales es precario y temporal, según el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Sevilla, Jesús Jordano. “Hay otras formas de fomentar la economía”, añade el profesor, que cree que la solución se basa en ordenar mejor el espacio urbanístico. Para Jordano, si hay una ciudad en Andalucía que está siendo menos permisiva con el ruido generado por las actividades de ocio, esa es Granada. “Es un ejemplo de que se podrían hacer las cosas de una forma distinta y de que se puede tener más sensibilidad hacia el derecho de los vecinos”, señala el catedrático. En 2007 la ciudad abrió a las afueras un botellódromo con capacidad para 20.000 personas, un espacio donde lo jóvenes pueden hacer botellón sin molestar.

El resto de ciudades andaluzas no tienen una actividad hostelera tan concentrada, en parte porque el volumen de población es menor. Sin embargo, la pasividad de los Ayuntamientos es un comportamiento común en todas las provincias andaluzas que el propio Defensor del Pueblo denuncia. “Conocemos la gravedad de las situaciones que se originan en los entornos en los que funcionan, con una inexplicable impunidad, locales de hostelería y ocio que violan los derechos constitucionales a la protección de la salud, al descanso, cuando no a la intimidad personal (...) de los residentes a los que les ha tocado vivir cerca de locales que violan las leyes ambientales amparados en una inexplicable pasividad de las autoridades públicas”, afirma en el último informe de Seguridad, Accesibilidad y Calidad Ambiental.

Después de 4 años luchando, la guerra de Macarena y Miguel Ángel parece estar cerca de su final. El matrimonio se plantea ahora rehacer su vida de nuevo, alquilar una casa y quizás abrir un negocio. Quieren probar suerte en el norte de España, lejos del ruido de Andalucía.

Ruido del tráfico

CÁNDIDO ROMAGUERA

"El tráfico motorizado es, sin lugar a dudas, la principal causa generadora de ruido en nuestra Comunidad Autónoma", asegura el Defensor del Pueblo Andaluz. Ejemplo de ello es el intenso tráfico que sorportan las carreteras A-7 y CA-34 —en el tramo que trascurre entre los municipios gaditanos de San Roque y La Línea— con más de seis millones de desplazamientos al año. Según el Plan General de Calidad Ambiental del Campo de Gibraltar, este trazado llega a superar en niveles de ruido al primer polígono industrial de Andalucía, que se sitúa en el arco de la bahía de Algeciras. “En horario de mañana y tarde, las industrias no son un problema como generadoras de ruido, aunque sí por la noche”, coinciden el delegado territorial de Medio Ambiente, Federico Fernández, y el jefe de servicio de Protección Ambiental, Ramón Bravo.

Las zonas más afectadas por los ruidos en el Campo de Gibraltar se sitúan en Palmones, dentro del término municipal de Los Barrios; en Guadarranque (San Roque) y en las proximidades de la refinería de Cepsa y de la central térmica E.On. Estas empresas están obligadas a tomar medidas correctoras.

Sin embargo, el mencionado estudio revela que el 90% de la población vive en zonas que cumplen los objetivos de calidad acústica para los periodos de día y tarde. Solo en 0,8% está expuesta a más de 55 decibelios. Restando el tráfico rodado, casi el 100% de la población se encuentra dentro de los objetivos de calidad acústica en los tres horarios evaluados.

Y ADEMÁS...

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Y Zoido aplicó la ley..... En el 1% de la ciudad, el resto que siga aguantando.

http://www.elmundo.es/andalucia/2014/12/28/549fd14022601daf278b456f.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=facebook

MANUEL JESÚS FLORENCIO
Actualizado: 28/12/2014 10:45 horas

FALTAN CINCO meses para las elecciones municipales y Zoido se enfrenta al problema de rendir cuentas de sus promesas, las materiales y las inmateriales. A pesar de que en 2011 ya llevábamos tres años de crisis y de recortes, no tuvo empacho en prometer desde una treintena de parkings hasta 4.000 VPO, pasando por un Palacio de los Deportes con pistas de nieve artificial en Los Bermejales. Una carta a los Reyes Magos cuyo coste se estimó entre 3.000 y 4.000 millones de euros. También incluyó entre las promesas inmateriales -por no implicar un coste- la de acabar con la botellona y sus ruidosos efectos desde Los Remedios a la Alameda, pasando por el Arenal y la Alfalfa, especialmente. A la vista está que el fenómeno no sólo no ha ido a menos, sino a más, hasta el punto de que tras la rebelión vecinal en la Alfalfa se ha organizado un frente de residentes martirizados por el ruido, los detritus y demás efectos de la conversión de la calle en bar al aire libre: Sevilla degradada. La nueva ordenanza Para los portavoces de los colectivos integrados en la plataforma vecinal, el golpe de gracia y la decepción mayor ha sido la aprobación de la nueva ordenanza municipal contra la Contaminación Acústica, Ruidos y Vibraciones, que al margen de su polémico contenido ha costado a los sevillanos 21.500 euros, cuando debió tener coste cero si se hubiera cumplido otra de las promesas del alcalde: el gobierno de los funcionarios en el Ayuntamiento. Pues bien, un técnico del área de Medio Ambiente se pasó un año redactando la nueva ordenanza contra el ruido, en la que, conforme a las demandas sociales, se imponían controles y límites más estrictos a la hostelería. Sin embargo, el Ayuntamiento orilló su propio proyecto y convocó un concurso restringido entre tres empresas, tras el cual adjudicó por 21.500 euros el encargo de cambiar el texto a una firma de ingeniería sin experiencia previa en este campo. Un análisis comparativo del proyecto redactado por el funcionario municipal durante un año y el entregado en tan sólo 67 días por la empresa externa revela la existencia de asombrosas similitudes y un mero cambio de sitio de artículos cuasi idénticos para disimular, y que las variaciones introducidas lo fueron en detrimento de la calidad ambiental acústica y en beneficio de la hostelería. Regresión Se aplicó la táctica del dedo y la Luna: mientras la gente y los medios de comunicación se fijaban en detalles anecdóticos que hasta salieron en los telediarios nacionales, como la prohibición de jugar al dominó en los bares por el ruido del golpe de las fichas sobre la mesa, se autorizaban veladores en zonas acústicamente saturadas, se denegaba la consideración del velador como emisor de ruido y se autorizaban karaokes, academias de baile y otro tipo de negocios ruidosos en locales colindantes a viviendas, pese a que estaba prohibido desde el año 2001. Es evidente, pues, que con Zoido como alcalde se ha producido una regresión en la lucha contra la contaminación acústica en la ciudad invadida por los 10.000 veladores con el permiso y la complacencia municipales, ya que no en vano la Hacienda local ingresa entre 2,5 y 3 millones de euros por esta ocupación de la vía pública. Y mientras el Ayuntamiento en el que supuestamente iban a gobernar los funcionarios tiraba a la papelera el proyecto de ordenanza antirruidos de su técnico en Medio Ambiente, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) lo adoptaba y lo recomendaba a todos los ayuntamientos de Andalucía como el modelo a seguir. La inspección En este marco, Zoido se cayó del caballo camino del mapping y ordenó 117 inspecciones de bares de copas en fin de semana, cuya consecuencia ha sido la clausura de una docena de locales porque sus clientes contravenían no tanto la norma municipal como la ley 7/2006, de 24 de octubre o ley antibotellona, que prohíbe la ingesta de bebidas en la calle. Los dueños de los bares precintados han puesto el grito en el cielo por no haber recibido aviso previo de las consecuencias de la infracción, han calificado la actuación de «órdenes políticas» por las presiones vecinales y han dicho que si se cerraban sus locales entonces tendrían que cerrarse el 90% de los existentes. Así pues, el mismo sector evalúa en un 90% el incumplimiento de la ley en Sevilla. ¿Cómo cree entonces que se sienten los sufridos vecinos? Regresión Los propietarios de bares han hallado un inesperado aliado en el Sindicato Profesional de la Policía Municipal, que se ha expresado en la misma línea argumental: los agentes no han recibido órdenes, sino «presiones»; el precinto de locales sin aviso previo (alguno acumulaba hasta 17 denuncias en un año) ha sido una medida «extrema» y no se ha realizado «un trabajo persuasivo» en vez de represivo. El SPPM debería explicarles a los sevillanos por qué entonces los agentes recaudan para el Ayuntamiento 25 millones de euros en multas de tráfico cada año y no les dan a los conductores sancionados ese mismo trato que reclama para los bares de «solucionar las posibles infracciones» con una segunda oportunidad. Desde el Arenal y la Alameda se ha aplaudido por primera vez al alcalde por aplicar una ley que por llevar vigente ocho años no necesita de avisos previos. Aunque lo tachen de electoralista u oportunista, Zoido aún tiene cinco meses para redimirse a los ojos de los vecinos.

elfrancotiradordesevilla@gmail.com

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Zoido defiende que los bares precintados de el Arenal y la Alameda «estaban advertidos....el comentario de un afectado que pongo en primer lugar es la realidad

El que tiene que estar advertido es Zoido. Nos ha inundado la ciudad de ruido. Con las ordenazas de veladores y de ruidos ahora tenemos veladores hasta en el dormitorio y nos meten bares de copas junto a nuestras casas. Nos ha condenado a vivir en la calle del  infierno y ahora va de legal por cerrar 3 bares dos días. A mí nadie me avisa antes de llevarse el coche la grúa o de ponerme multa por zona azul. Vecinos afectados lo somos de Sevilla Este, Los remedios, carretera de carmona, Parque Alcosa, santa Justa Triana, macarena, todavía le queda el 99%. Y no cierre por 3 días para volver a los mismo, que ya los conocemos, salvador, Pescadería, Colón. Cierra las terrazas ilegales y el kiosko de Colón.
http://sevilla.abc.es/sevilla/20141223/sevi-zoido-defiende-bares-precintados-201412231626.html
abcabcdesevilla / sevilla
Día 23/12/2014 - 16.42h
«Esto no es fruto de improvisaciones ni decisiones repentinas, y estamos cumpliendo el compromiso con los vecinos afectados»
JUAN FLORES
Dispositivo de la Policía Local para controlar la movida
A cuenta del debate público suscitado por el precinto de 12 bares de copas del barrio del Arenal y de la Alameda de Hércules durante el último fin de semana, la mayoría de ellos por las personas que consumían alcohol en zonas de vía pública aledañas a tales negocios, el alcalde hispalense, Juan Ignacio Zoido, ha defendido que todos estos negocios estaban «advertidos» de las consecuencias de no adecuar su actividad pero reiteraron las infracciones que han motivado su cierre.
El alcalde ha desgranado las «cifras» de las actuaciones protagonizadas el pasado fin de semana por la Policía Local y los servicios municipales. Y es que como ha explicado, desde la noche del jueves hasta la tarde del domingo fueron realizadas 117 inspecciones en las zonas del Arenal, la calle Julio César, la avenida de los Reyes Católicos, el Paseo de Colón y la Alameda de Hércules. Fruto de estas actuaciones resultaron «37 partes de denuncia y 12 precintos». La noche del jueves al viernes, según precisa el alcalde, inspeccionaron 55 establecimientos con el resultado de 27 denuncias pero ningún precinto, si bien ya el viernes fueron precintados seis negocios, todos ellos inspeccionados durante la citada jornada previa.
En ese sentido, el alcalde ha señalado el caso de estos seis negocios, porque «estaban previamente advertidos por la Policía Local, luego no ha habido nada sorpresivo ni repentino». «Si se demuestra que los negocios están incumpliendo las normas y ordenanzas se les denuncia y si continúan incumpliendo reiteradamente, se les precinta el bar, pero nunca se precinta como consecuencia de una primera denuncia», dice el alcalde, quien alega que los negocios precintados han sido ya objeto de «actuaciones» por parte del Ayuntamiento a cuenta de supuestos incumplimientos y denuncias, «alguno de ellos casi medio centenar y alguno un poco más».
«Esto no es fruto de improvisaciones ni decisiones repentinas, porque (a los locales precintados) se les ha advertido previamente y no se puede incurrir en lo mismo al día siguiente», dice el alcalde, en ese sentido, ha defendido «el compromiso del Ayuntamiento con los vecinos de las zonas afectadas, para actuar y que las normas se cumplan, porque no podemos hacer caso omiso ante reiterados incumplimientos de las normas por parte de algunos establecimientos ni tolerantes con la botellona». El Ayuntamiento, según insiste, no permitirá «ni lo uno ni lo otro», sobre todo dadas las denuncias y quejas de «muchísimos vecinos».

Las desordenanzas legalizan el caos en Sevilla


http://andaluciainformacion.es/m/?a=467289&friendly_url=la-tribuna-de-viva-sevilla&t=Las%20desordenanzas%20legalizan%20el%20caos%20en%20Sevilla#comentarios
LA TRIBUNA DE VIVA SEVILLA
Emilia de la Serna
23/12/2014 22:19
Cuando las leyes no protegen a los ciudadanos frente al gobierno, sino que protegen al gobierno frente los ciudadanos, algo anda mal”. Ayn Rand.  La Ordenanza de Ruidos hecha por funcionarios de Sevilla no gustó al Ayuntamiento. Joaquín Peña, exdirector general de Medio Ambiente (PP), imputado por la juez Alaya (Madeja), pagó 21.000 euros a un ingeniero por retocar artículos de este borrador a fin de permitir actividades con música en viviendas o colindantes, prohibidas desde 2001, entre otros. Fruto de este caro e injustificable retoque, con modificaciones, es la Ordenanza de Ruidos que acaba de entrar en vigor y que protege más a las actividades que a los vecinos. Gracias a ella un local de rock duro se está instalando colindante con viviendas, con actuaciones en directo y pantallas estridentes de los grupos que suponen el último berrido. No importa que ello sea incompatible con su descanso, salud o intimidad, ni que su vivienda ya no se la compre ni el potito. Se ha abierto la veda. Ahora una academia de zapateao, un karaoke o un bar de copas pueden ser parte de su vida, más gritos en la calle y botellones.
Algunos nos habíamos creído a Zoido cuando nos prometía el cierre de locales que consumían la salud de los residentes en el Porvenir o resto de Sevilla. Parece que estos políticos no le dicen la verdad ni al médico.
¿Y los veladores? Antes el vecino podía no autorizar el velador. Zoido le ha quitado ese derecho. Antes no se permitían en ZAS; ahora, sí. La ley impide dar licencia si superan los 55/45 dBA. Siempre ocurre. Lo ignoran. Veladores hasta en el cielo de la boca: ni inspección, ni medición.
El Ayuntamiento tiene la obligación legal de garantizar la calidad ambiental: no más de 45/55 dBA noche/día (voz suave) en la calle. En su dormitorio, 25 dBA de noche (una mariposa volando) y 30 de día. El Ayuntamiento no mide, ni inspecciona (los inspectores no salen tras las 2, y sólo de lunes a viernes). Sin medición no hay ruido. Sin inspección no hay infracción. Sanción de 700 euros a quien saque un mendrugo de la basura y de 600 a una actividad incumplidora. Sólo dos policías para ruidos la noche del viernes y sábado. ¿Hay dejación de funciones y del deber de auxilio por parte del Ayuntamiento?
El incumplimiento abunda. ¿Por qué el suelo de los veladores no está marcado con tachuelas si es obligatorio?¿Por qué se dan veladores a pubs si es ilegal? ¿Por qué están abiertas en Triana y Plaza de Cuba las terrazas al aire libre con música y se sirven copas de pie en toda la ciudad si todo es ilegal? ¿Qué justifica el desprecinto de La Carbonería a los 15 días tirando a la basura la labor policial?
En Sevilla ha aumentado la violencia acústica: miles de maltratados a resultas de las ordenanzas del ayuntamiento y de su permisividad. No en vano el Defensor del Pueblo habla de posible connivencia con las actividades.
Tres años pidiendo que Zoido nos reciba a los afectados, con la mediación de los Defensores del Pueblo y del Ciudadano, sin respuesta. Sólo tiene tiempo para los que le regalan al Ayuntamiento las comidas de la caseta de feria.
Las elecciones son en mayo. Que se definan todos los partidos. ¿Van a erradicar de las zonas residenciales el botellón y las actividades incompatibles con el descanso?¿Van a actuar en las Zonas Saturadas? ¿Habrá inspectores y policías por la noche a diario y apoyarán sus actuaciones? ¿Se adoptarán sanciones y precintos eficaces? ¿Defenderán de una vez los derechos fundamentales de los vecinos? ¿Anularán las Ordenanzas de Zoido? ¿Recibirá el alcalde a los vecinos?
Zoido será recordado por muchos como el alcalde que más les robó la paz y el descanso, ignorando sus derechos constitucionales. Ha hecho buenos a los anteriores.
Al menos la Ordenanza de Ruidos impone que los veladores no pueden superar el 50% del aforo del local. Si el aforo es de 8, sólo podrán tener veladores para 4; y si hacen ruido, ni eso. Denuncien y exijan. Vienen las elecciones.

sábado, 20 de diciembre de 2014

SEVILLA / CASO ENREDADERA El Ayuntamiento manda al juzgado cuatro adjudicaciones «a dedo» de 2012 y 2013 para estudios y mapas sobre ruidos rubricados por el que fuera alto cargo, imputado este verano

Contratación a dedo para una Ordenanza de Ruidos ya realizada por funcionarios de Medio Ambiente (21000 €), para el mapa de ruidos de la ciudad.... Suma y sigue. Dinero de todos los sevillanos gastado sin concurso público para adaptar una ordenanza al gusto del Señor Peña... ¿o de otros interesados?

SEVILLA / CASO ENREDADERA Zoido envía a Alaya todos los contratos firmados por Peña en Medio Ambiente

Día 20/12/2014 - 11.21h

El Ayuntamiento manda al juzgado cuatro adjudicaciones 

«a dedo» de 2012 y 2013 para estudios y mapas sobre ruidos

 rubricados por el que fuera alto cargo, imputado este verano

El Ayuntamiento de Sevilla ha enviado esta semana al Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, el de Mercedes Alaya, los cuatro contratos que ha firmado el Área de Medio Ambiente desde el año 2011, cuandoJuan Ignacio Zoido se hizo con la alcaldía. Hasta ahora, con motivo de la instrucción del llamado caso Enredadera, la juez investigaba las adjudicaciones en el Área de Parques y Jardines, cuyo jefe de servicio,Francisco Amores, ya fue detenido e imputado por los contratos que se llevó Fitonovo. Además de los responsables de esta empresa, en este asunto también fueron imputados Francisco Luis Huertas, director del Parque de María Luisa, y el exconcejal del PP Joaquín Peña, director de medio Ambiente en este mandato hasta que fue vinculado al escándalo de los regalos de Fitonovo; ese día, en noviembre de 2013, lo destituyó Zoido.
Esta semana, el alcalde ha tomado la iniciativa en este asunto y ha dado órdenes a la Gerencia de Urbanismo —de la que dependen Parques y Jardines y también Medio Ambiente— para que se envíen motu proprio, sin que hayan sido solicitados por el juzgado, los contratos que ha rubricado Peña durante este mandado en el área que dirigía, la mencionada de Medio Ambiente. Se trata de cuatro adjudicacionesrealizadas mediante procedimiento negociado, esto es, «a dedo», sin concurso público, con lo que podía invitarse a la empresa que se desee y que se ajuste a los requisitos que se indiquen en los pliegos. Entre todas las adjudicaciones suman un montante en torno a los 100.000 euros, según la documentación a la que ha tenido acceso ABC. Las cantidades de éstas van de los 15.000 euros a los 60.000 euros.
Se trata de contratos muy específicos y de alto contenido técnico vinculados a las ordenanzas sobre ruidos, una de las competencias de Medio Ambiente. Tres de esos expedientes son de 2012: uno para la redacción de la Ordenanza Municipal de Ruidos; otro para la elaboración del Mapa Estratégico de Ruidos del municipio; y un tercero para la «determinación de las líneas isofónicas» en la ciudad. El cuarto contrato es ya de 2013 y se adjudicó para la«delimitación de las Áreas de Sensibilidad Acústica del municipio de Sevilla». Todos están rubricados por Peña como director de dicha área.

Favor a un amigo

Con el traslado de los cuatro contratos de Medio Ambiente, Alaya tiene ya en su poder todo lo que ha gestionado Peña en el Gobierno local del PP. Según la instructora, pidió a Fitonovo que favoreciera a la empresaAlbaba, de un amigo suyo, para adjudicarle un contrato de conservación de zonas verdes y arbolado. La juez ha imputado al administrador de Albaba, Juan Antonio Salas, tras haber logrado tres lotes del «macrocontrato» de 48 millones de euros a través supuestamente de Peña y su amigo Carlos Alfonso Lozano. Alaya sostiene, además, que Peña sólo pagó 6.600 euros de un Volkswagen Passat que adquirió y que el resto fue un «regalo» de Fitonovo.

lunes, 15 de diciembre de 2014

¿Será verdad y no algo pasajero? «Huir del mundanal ruido» y aislarlo en los bares: el «confort acústico» se pone de moda

España, después de Japón es el país mas ruidoso del mundo. Lo que en el resto de Europa es experimentado como normal, llega por fin a España. Jamás en los países Nórdicos he visto un televisor en un comedor de un restaurante. Pero es lo que hay en un país donde la gente escuchan a los que mas alto chillan.

Día 13/12/2014 - 02.39h
Temas relacionados

La asociación Clave denuncia el elevado nivel de decibelios que soportan los clientes de los establecimientos de ocio y promueve medidas como la incorporación de zonas libres de ruido para hacer su ambiente algo más respirable

foto cedida por clave a abc
Ficha de los criterios (acústicos) de evaluación: aconseja a los críticos gastronómicos incluir esta variable en las informaciones sobre restaurantes
Los malos humos se han evaporado de los locales de ocio y los restaurantes. La ley del tabaquismo lo logró. Y no es el mismo proceso, pero desde algunos sectores, como la asociación Clave, que vela por la atención a la deficiencia auditiva, se promueven medidas para erradicar otro mal hábito en este tipo de establecimientos: el ambiente contaminado por el nivel demasiado alto de los decibelios registrados en el interior.

Denuncia Carmen Abascal, directora de esta asociación, que el ruido envuelve nuestras vidas todo el tiempo, que nos rodea «hasta el punto de que se ha convertido en una de las plagas de la modernidad». El sonido elevado se asocia convencionalmente a la diversión, pero «cobra fuerza un nuevo concepto, el confort acústico, que destierra viejos tópicos. Se trata de sentirse bien y cómodo en el lugar donde se disfruta de un café o una comida en familia o con amigos. Sin embargo, en muchos establecimientos, este bienestar no resulta posible debido al exceso de ruido provocado por las máquinas, el trabajo e incluso por los propios clientes», objeta Abascal.
Por ello, desde su organización, cuya entrada en internet está en la dirección www.oiresclave.org, se propone a los dueños de los locales del sector del ocio, hostelería y restauración que adopten e implementen un paquete de medidas que avancen en esa dirección de «ruidos cero» o, al menos, los mínimos y los menos atentatorios contra el bienestar del resto de los clientes. Se aconseja en una especie de formulario que críticos gastronómicos y periodistas especializados incorporen el confort acústico en los términos de evaluación a la hora de escribir sus artículos. De esta forma, respondiendo a ese cuestionario sencillo se podrá determinar si un local que tiene una jugosa estrella Michelin, también cuida de que se degusten sus platos en el mejor de los entornos. Los usuarios sabrán también a qué atenerse cuando consulten la ficha informativa de estos locales, al estilo de «no aptos para mascotas», o «libre de malos ruidos».
«Huir del mundanal ruido» y aislarlo en los bares: el «confort acústico» se pone de moda
Conseguir que la mesa de al lado no chille más que la nuestra y nos contagie el llamado «efecto café» es el propósito de la campaña de la asociación Clave

Soluciones pragmáticas para aislar el ruido

De acuerdo con las explicaciones profusas de Carmen Abascal, son variados los orígenes de los ruidos molestos, pero bastaría como norma general con que los establecimientos se afanasen en el acondicionamiento acústico idóneo de sus recintos, incorporando por ejemplo materiales específicos, como paneles absorbentes en techo, materiales porosos y tejidos en la decoración que reducen la reverberación y contribuyen a crear espacios acústicamente confortables.
Desgranan desde la asociación Clave otras soluciones pragmáticas, como un aislamiento que masajee el gran volumen de ruido que penetra desde el exterior en una calle con gran tránsito de vehículos o en los locales que se hallen próximos a un aeropuerto, una estación de bomberos o un hospital, por poner varios ejemplos. «En ocasiones, la contaminación acústica se evita con soluciones tan sencillas como dejar un espacio de separación entre la salida al exterior y la sala o el comedor, colocar doble puerta o cortinas en los ventanales o escaparates», postergan.
Si se midiese el calibre de decibelios que se marca dentro de esos bares y cafeterías, se comprobaría que el medidor está a prueba de roturas de vajilla, de conversaciones en un tono demasiado elevado, los arrastres de sillas y mesas, los choques de las puertas... Todo suma, se acumula como una montaña incesante de ruido y se hace a veces insoportable, hasta el punto de que conversar con la persona que se coloca frente a frente al otro lado de la mesa se antoja casi una odisea.
De acuerdo con las propuestas de esta entidad, esas desagradables tesituras se solventarían con «una actuación responsable del personal acorde con el bienestar de los clientes, con la colocación de protectores en las patas de sillas y mesas y con materiales que absorban el impacto en las superficies de trincheros, cajones, estanterías y otros objetos».

El contagiante «efecto café»

Por último, cabe la supresión o el uso coherente (nunca simultáneo) de aparatos de radio, música, televisión y máquinas diversas que funcionan a la vez y que elevan el nivel de ruido hasta ser «irrespirable». Se pueden rediseñar las infraestructuras con zonas libres de ruidos y también separar bien las mesas, porque el llamado «efecto café» acaba contagiando una conversación a voz alzada con otra charla de más volumen, y así sucesivamente hasta encadenar un aura temiblemente ruidosa.
Resultará algo más molesta para los clientes otra de las iniciativas planteadas por Clave, que radica en que desde la dirección del negocio se les aconseje no elevar el tono y favorecer así que la atmósfera se presente más saludable. En el caso del sonido a veces tremebundo que quiebra la tranquilidad procedente de las cocinas y de los cuartos de baño, esta entidad que trabaja contra el ruido apunta como chanza que se amortigüe ese defecto torpedeando el paso del ruido a los salones, como, verbigracia, con puertas aislantes. La ubicación de estos espacios en el local jugará un papel importante en el control acústico.